Nosotros

Hoy, se tiene consciencia de que la organización jerárquica del perro es idéntica a la nuestra (ser humano), siempre y cuando se den las mismas circunstancias y requisitos medioambientales.

Entendamos esto bien. El desarrollo de la personalidad de un perro que se ha criado y vive en un  cortijo, el cual no ha mantenido un trato directo con sus propietarios,  no será igual que el de un perro que se ha criado y vive con nosotros dentro de nuestro hogar, compartiendo nuestras vidas, nuestras reglas de convivencia, nuestro día a día..

Es por ello que el perro domestico de hoy en día, suele presentar patrones de conducta que se apartan muy a menudo de lo estipulado por su especie (canina). Al igual, adquieren anomalías psicológicas (trastornos mentales) adquiridas por su cercana convivencia con nosotros los humanos.

La inmensa mayoría de los trastornos en el perro que se estudian y resuelven en consulta, están siendo trasladados de las dos clasificaciones de trastornos mentales que funcionan en la psicología y en la psiquiatría de los humanos: el DSM de la American Psychiatric Association y el CIE de la Organización Mundial de la Salud.

Happy Dog Psychology, nace con la firme intención de acercar la nueva psicología clínica canina, a todos los amantes del mundo del perro.

La psicología educativa.

Un perro bien educado, es un perro carente de miedos, fobias ni problemas sociales de ningún tipo. La educación se basa en el estudio del perro y de nosotros mismos. Debemos estudiar como somos nosotros, que ejemplo-modelo le vamos a proporcionar al perro, ser conscientes de lo que necesitamos y tener claro lo que queremos conseguir del perro. Del mismo modo, estudiaremos el comportamiento de nuestro perro para establecer un plan de educación apropiado.

Cuando hacemos referencia a la educación de un perro, a si está bien educado, nos referimos a un perro poseedor de las destrezas necesarias para poder desenvolverse en el día a día sin mayores complicaciones. Su desenvolvimiento en el ámbito social y familiar es ejemplar. En el parque, de paseo, en autobús, metro, aeropuertos, en las paradas y terminales de estos, el perro siempre se comportará como la sociedad espera que se comporte. Tal vez, no sepa sentarse a la orden o caminar junto o tumbarse, pero acude a nuestra llamada siempre que se lo requerimos, a la primera y ante cualquier situación y nunca se mete en follones. Un perro bien educado es capaz de controlar sus miedos, no posee problemas de agresividad, dependencia o independencia. Goza de una gran capacidad de autocontrol emocional. En definitiva, no posee ningún problema educacional, ni ningún tipo de trastorno que dificulte su convivencia o la haga imposible junto con nosotros y los demás, dentro de esta nuestra sociedad.

El suponer que el adiestramiento conseguirá rellenar el hueco de las carencias o errores de una mala educación, nos está condenando anticipadamente al fracaso mas estrepitoso. Será como poner la cara para aguantar todas las bofetadas, que de seguro nos dará la realidad de la situación que padezcamos. ¿Y todo por qué? Por no haber sabido diferenciar y entender, que es y en que consiste la educación y que es y en que consiste el adiestramiento.

Si después de la educación o junto con ella, el propietario quiere adiestrar en obediencia a su perro, estupendo, mejor que mejor, pero debemos ser conscientes que sin una correcta educación, con un simple adiestramiento, solo tendremos a una maquinita capaz de obedecer ordenes condicionadas, obedecerá porque le han enseñado a obedecer de forma automática.

Educación y adiestramiento pueden ir de la mano, pero en el momento que nos falte lo principal, en el momento que nos falte la educación en el perro de compañía, el adiestramiento no nos servirá de nada.

La educación, enseña al perro a pensar por si mismo que comportamiento es necesario en determinado momento, eligiendo aquel que mejor se adapte a la situación. Todo ello sin la necesidad de utilizar premios ni castigos y sin reflejos condicionados. Debemos aprender a realizar una buena cimentación, en la cual colocar los pilares que deberán soportar todo el peso que conlleva la educación de nuestro perro.

Nosotros nos dedicamos a esto último. Nos dedicamos a la educación preventiva y a resolver los diversos problemas de educación o psicológicos que puedan surgir en nuestros perros. Nosotros nos dedicamos a la psicología clínica y educativa canina.

Conjuntamente ofrecemos los servicios de adiestramiento en obediencia, para aquellos clientes que lo requieran, necesiten o simplemente deseen tener un compañero lo mas perfecto posible.

   Mi nombre es, José Antonio Campos. Se podría decir, que estoy en el mundo del perro desde siempre, debido a la fascinación que me produce. Soy un enamorado de ellos... de los perros.

Quince años han pasado ya, desde que comencé una andadura con la intención de especializarme en comportamiento canino. Estudié etología convencional, adiestramiento, psicología conductista…pero tenía la impresión de que algo se escapaba a mi saber…de que debía haber algo más.

 

 

Hace unos años, tuve la feliz idea de acercarme a la psicología de verdad, a la que se estudia en la universidad.  Pensé que ayudándome de la verdadera psicología, podría encontrar respuesta a mis dudas. Fue entonces, con la oportunidad de poder cursar un Master en psicopatología canina, creado a partir de los dos manuales más importantes en psicología y psiquiatría humana (CIE y DSM) que ayudaron a crear mediante un gran trabajo de adaptación la verdadera psicología canina, donde descubrí que estaba en lo cierto.

Desde tiempos inmemoriales, al perro siempre se le ha negado la inteligencia, la capacidad para aprender fuera de un programa de asociaciones, la sensibilidad, el don de emocionarse y por supuesto, la capacidad de tener conciencia de sí mismo y de su propia existencia (la personalidad).

El perro es poseedor de las mismas características de la personalidad que así mismo forjan la nuestra. Les sorprenderán las diferencias de matices que se observan entre unos perros y otros…tantas como entre nosotros, los seres humanos.

Esta web, es para todos aquellos amantes del mundo del perro, que quieran aumentar y renovar sus conocimientos acercándose a la auténtica psicología del perro. Precisa de un esfuerzo por su parte, ya que aquí aprenderá a mirar las cosas desde otras perspectivas, aprenderá a ver al perro con otros ojos. Por mi parte, solo le pediré que no deje que los conocimientos que posee sobre el mundo del perro, dificulten la asimilación de estos nuevos.