La protensión.

Este término se utiliza en el mundo del perro para definir si el ejemplar en cuestión presenta una actitud de recelo, rechazo y desconfianza. Presenta distintos niveles o grados.  A las personas que suelen presentar este tipo de conducta, las solemos definir como hurañas o ariscas. Obviamente esta característica ejerce una gran influencia sobre el modo de  relacionarse que mantendrá el individuo (extrovertido o introvertido). Por regla general las personas y animales huraños no son muy dados al contacto con el resto de individuos, suelen mantenerse toda su vida a una distancia prudencial de los demás.

Nadie pone en duda, que a veces en nuestra sociedad nos encontramos con perros ariscos, poco aptos para la convivencia familiar. Perros, que nos dan la impresión de que no se encuentran a gusto entre las personas y con sus congeneres. Automáticamente estos individuos son tachados de agresivos, peligrosos y antisociales.

Para hablar sobre el perro de compañía, uno de  los puntos más importantes a tratar es el de la llamada protensión. Algo de vital importancia en la domesticación del perro para llegar a ser un animal de compañía, compañero de juegos, compañero y aliado en el trabajo, etc.

La protensión es una característica de la personalidad. Según se mire, es una buena característica de la personalidad del perro o mala en cierto modo. Los ejemplares que la padecen suelen ser individuos reservados, ariscos y desconfiados. Obviamente para la persona que esté buscando un perro de compañía para compartir su vida con él, deseará que este sea un ser cariñoso y que busque nuestra compañía. No deseará haber adquirido a un perro poseedor de los rasgos característicos de una personalidad con protensión, ya sea esta excesiva o no.

Por otro lado la persona que además de un compañero peludo, este buscando a un buen guardián para su casa, finca, etc. Deseará que estos rasgos se hagan más patentes en la personalidad del ejemplar que haya decidido adquirir.

Es esta característica de la personalidad del perro la que hizo capaz que pudiéramos domesticarlo. Si en la historia y evolución del perro no se hubiesen dado ejemplares con unos niveles de protensión aceptables, no se hubiese podido llevar a cabo la domesticación del perro.

A la hora de evaluar como es el tipo de  contacto social, que nuestro perro está estableciendo, debemos observar en primer lugar, como se  desarrolla su comunicación con las demás personas y demás congéneres, para  así poder establecer si nuestro perro posee dicha “afección” o por el contrario, simplemente se trata de un animal tímido.

Un animal tímido, se comporta con temor a los estímulos externos desconocidos, dando una sensación de minusvalía, por el hecho de que tiende a aislarse para poder dominar la situación. Es un animal, que no afronta las diferentes situaciones a las que se ve expuesto, repudiando todo lo nuevo para él. Este tipo de perros recula constantemente, mostrándose excesivamente retraído. Es como si siempre se mantuviera en un segundo plano sin querer ser participe de nada.

Por el contrario. Un animal que padece exceso de protensión, se mostrará en todo momento receloso y desconfiado ante todos los estímulos que les vallamos proporcionando. Pero será un animal que no reculará sino que tenderá a tirar hacia delante. Explicaré esto último.

La acción general, tanto de un perro con exceso de timidez como la de un perro con protensión excesiva, consiste en la evitación. En evitar todo nuevo contacto ya sea este con personas, animales o cosas. Pero del mismo modo en que comparten la evitación de este tipo de situaciones, difieren en la manera de afrontarlas. El perro tímido, siempre reculará e intentará evadirse para evitar la situación mediante la huida, la retirada. Por el contrario, el perro con protensión, tenderá igualmente a evitar la situación, pero este no huirá, sino que mantendrá si es necesario una postura de confrontación con aquel estimulo que lo obligue a ello. Pudiendo incluso llegar a atacar, en caso de que el perro lo crea conveniente. Este hecho es provocado, por que el perro receloso tiende a mostrarse agredido, en cuyo caso se defenderá.

Estos últimos, siempre serán perros donde la domesticación y socialización completa del animal, será una odisea. Estos atributos que poseen, les resultaran altamente obstaculizadores para poder llegar a desarrollar un correcto y aceptable comportamiento social y familiar, dentro de los cánones que marcan nuestra sociedad en referencia a como debe ser un buen y ejemplar comportamiento de un perro de compañía.

Dentro de la protensión, podemos establecer tres tipos de niveles:

-En su máximo nivel, situaremos a los perros salvajes y asilvestrados. Estos individuos poseen tal deterioro desde el punto de vista de la convivencia social y familiar, que la hace resultar prácticamente imposible.

-En un nivel medio, podemos encontrar a aquellos individuos a los cuales nos estamos refiriendo. Perros que son capaces de mantener una convivencia con el hombre, incluso poseyendo este tipo de “afección”. Son estos perros, en los cuales debemos mimar la socialización desde unas edades tempranas, ya que una vez que el trastorno tome forma y se haya instaurado siendo el perro un animal adulto, difícilmente será capaz de expandir sus límites de socialización.

-En su nivel más bajo, podemos encontrar a aquellos individuos que comparten nuestro día a día. La protensión, es quizás una característica que se halla presente en todos nuestros perros de compañía. Quizás, también por ello resulta tan fácil enseñar a algunos de nuestros perros a no comer de manos desconocidas y a mantenerse en una actitud reservada con las visitas y personas extrañas.

¿Que persona, no se muestra cautelosa ante la perspectiva de establecer una nueva relación ya sea a nivel sentimental (pareja) o a nivel de amistad?

 

José Antonio campos Lunar. psicoterapeuta avalado por el instituto para postgraduados en psicología, Maslow Cattell. master en psicología clínica y educativa aplicada al perro. Especialista en psicopatologías. Autor de diversos árticulos. Autor de los videos LA VERDADERA PSICOLOGIA CANINA. Colavorador de criadores, centros veterinarios y refugios de mascotas. Adistramiento del perro en obediencia, educación del perro para su entorno familiar y social, modificación de conductas indeseadas, análisis y diagnóstico clínico de trastornos y comportamientos, cursillos de educación y preadiestramiento, para cachorros y propietarios.



 

Happydogpsychology