El Bioritmo.

 

 

Algo muy importante que debe saber todo propietario y que se corresponde con la gran importancia que otorgamos al cumplimiento estricto de unos horarios (comida, sueño, paseos, etc), es el biorritmo.

Al igual que  todos los organismos vivos, nuestros perros tampoco escapan al control de lo que llamamos tiempo. Todos contamos con un reloj biológico interno. Este cronómetro celular, decide desde cuando nos levantamos, hasta cuando comemos… inclusive probablemente decida el momento en el cual se nos acaba el tiempo de vida.

En las personas, este control suele pasar desapercibido, debido a que vivimos absortos en nuestro micro mundo particular. Solemos estar desconectados de la realidad,  hasta que con fenómenos tan sencillos como el cambio horario de invierno a verano, se manifiesta la acción de dicho reloj, y es en ese momento, en el que tenemos que levantarnos una hora más temprano, en el cual tomamos consciencia de su existencia. 

Nosotros solemos guiarnos por un reloj de nuestra propia invención para tratar de medir el tiempo, pero los animales no.

Ellos se rigen por su reloj biológico interno. Para este control, el cuerpo cuenta con varios relojes implícitos que atan a todo ser viviente al curso de la naturaleza y a sus tiempos, siendo esenciales en las tareas más complejas del cerebro y del cuerpo.

Un reloj denominado “psicoactivo” o “de intervalos”  permite calcular periodos de tiempo, como por ejemplo, que tan lejos se debe correr para alcanzar una pelota. Tiene la característica de ser subjetivo, es decir, depende del propio individuo; por ejemplo, si usted se siente a gusto con esta lectura, el tiempo que usted dedique a leerla pasará rápidamente ya que su cerebro habrá aumentado los niveles de dopamina, por el contrario, el tiempo de lectura pasará muy lento si usted se aburre. Esto se debe al bajo nivel de dopamina segregado.

Este reloj recurre a las facultades cognoscitivas (capacidad de conocer y comprender) superiores de la corteza cerebral, donde se rige por la percepción, la memoria y el pensamiento consciente. Las funciones cognoscitivas superiores como lo son la memoria y la toma de decisiones, son funciones mediadas predominantemente por la dopamina (neurotransmisor cerebral). 

Otro reloj similar al anterior, que suena cada 24 horas es el “reloj circadiano”, el cual se encarga de sincronizar al cuerpo, con los ciclos de luz y oscuridad causados por la rotación de la tierra. Este, se encarga de regular el hábito diario de dormir por la noche y despertar por la mañana. Este reloj procesa la vida de todos los seres, en ciclos de 24 horas, con escasamente un 1% (minutos por día) de variación, por lo cual requiere, como cualquier reloj mecánico, de ajustes periódicos para mantener su precisión.

En el caso de este reloj, se requiere de la luz solar para llevar a cabo estos ajustes y mantener los períodos de sueño-vigilia funcionales. Estos ajustes se llevan a cabo en dos grupos neuronales llamados núcleos supraquiasmáticos (NSQ) que se encuentran en el centro de cerebro por detrás de las sienes, y regulan las fluctuaciones diarias de la presión arterial, la temperatura, el nivel de actividad y el estado de alerta, y también le indica a la glándula pineal del cerebro cuando liberar melatonina, lo cual, solo se produce por la noche. 

A su vez estos núcleos son influenciados por las células llamadas “ganglionares” que se encuentran en la retina de ambos ojos y que le informan de la percepción de luz solar o de su ausencia. El descontrol de este reloj provoca cambios en los órganos corporales por tener un horario diferente al establecido por el ciclo circadiano y tarda varios días y a veces hasta semanas en volver a ajustarlo a esas actividades diarias diferentes, lo que se manifiesta por fatiga y disminución en la capacidad de concentración, que, incluso en casos severos, puede llevar a un cuadro depresivo. En resumen, es un cronómetro del cerebro, que lleva la cuenta de segundos, minutos y horas. 

 

 

José Antonio Campos Lunar. Psicoterapeuta canino avalado por el instituto para postgraduados en psicología, Maslow Cattell. Master en psicología clínica y educativa orientada al perro. Especialista en psicopatología. Autor de diversos artículos. Autor de los videos LA VERDADERA PSICOLOGIA CANINA. Colaborador de profesionales, criadores, centros veterinarios y refugios de mascotas. Adiestramiento del perro en obediencia, educación del perro para su entorno familiar y social, modificaciones de conductas indeseadas, análisis y diagnóstico clínico de trastornos y comportamientos, cursillos de educación y preadiestramiento para cachorros y propietarios.