Aspectos Importantes en un Perro.

 

Cuando decidamos tener un perro, podemos decantarnos por una raza en especial o adquirir a un mestizo corriente, pero ante todo, debemos tener presente una serie de consideraciones previas.

Indudablemente, un mestizo corriente puede llegar a presentar un aspecto físico precioso y un comportamiento dulce y noble, al igual que todo lo contrario. El mestizo, al no estar sometido a un proceso selectivo de cría, no posee un estándar determinado, por lo que al adquirir un cachorro de este tipo, no tendremos forma alguna de saber cómo será su aspecto final cuando alcance la edad adulta (que aspecto morfológico mostrará, como será su carácter, longitud de su pelo, su altura total, su peso, etc).

En este aspecto, los perros de raza muestran una ventaja con respecto a los mestizos. Nos permiten saber con certeza, como será nuestro perro de adulto. Es decir, como será en cuanto a aspecto físico, peso y tamaño. También seremos más conscientes, del carácter que puede heredar de sus progenitores.

En estos perros de raza, podemos hacer una subdivisión. De este modo, podemos encontrarnos a perros de compañía y perros de utilidad-trabajo.

Ahora, la primera cuestión que debemos plantearnos, es elegir el sexo de nuestro amigo.

¿Macho o hembra?

El celo:

La mayor reticencia que presenta el propietario novato o primerizo, en cuanto a la elección de una hembra, viene dada por la cuestión del “celo”. Una perra que goce de una buena salud y alimentación, suele tener su primer celo entorno a los seis o doce meses de edad. Obviamente como siempre comento, con esta cuestión no podemos generalizar. En las razas de perros pequeñas, se puede comprobar como a veces las perritas se adelantan, siendo precoces en el celo. En las razas grandes, sobre todo en las gigantes, las perras pueden llegar a retrasar su primer celo hasta bien pasados los doce meses de edad.

Los signos del celo no suelen ser tan aparatosos como el propietario primerizo pueda imaginar o temer.

- Cuando una perra se pone en celo, comienza en un principio por desprender un olor característico e irresistible para cualquier macho de su especie. En cambio, este olor es imposible de captar para nosotras las personas.

- Nos encontramos en segundo lugar con el sangrado, que ni de lejos es lo que puedan pensar muchos futuros propietarios, que no hayan tenido nunca una hembra. Las manifestaciones del sangrado, son unas pequeñas y leves gotitas de sangre, que no suelen durar más de quince días. Nada que no se pueda resolver colocándole a nuestra perra, unas braguitas higiénicas pensadas para tal momento, de este modo evitaremos el sangrado en el suelo de casa. Es más, el celo en las perritas de raza muy pequeña, a veces pasa inadvertido para el propietario.

- Un aspecto destacable, son los cambios de humor que se producen en las hembras durante el celo. Generalmente se vuelven más receptivas a los mimos y caricias, buscando más a menudo muestras de cariño por nuestra parte.

-Una perra sana puede tener hasta tres celos al año, aunque lo normal vienen siendo dos. No obstante, se da a veces el caso en muchas perras, que solo tengan uno.

 

Talla y peso:

- Las hembras suelen ser por lo general más esbeltas y pequeñas. En apariencia física suelen ser eclipsadas con frecuencia por los machos.

- A la hora del paseo, es un aspecto a tener muy en cuenta, ya que una perra que no este correctamente educada y de considerable envergadura, presentará menos problemas con una persona poco corpulenta que tenga que sacarla a pasear. Tendrá menos fuerza y tirará menos que el macho.

- Otro aspecto del paseo, es que la perra solo hace “pipi”, no se para como el macho para marcar continuamente. Con lo cual el paseo, resulta más agradable y relajado.

 

Los machos al contrario que las hembras, suelen ser más vistosos. Por regla general suelen ser más grandes que las hembras y de aspecto más corpulento. A la vista resultan impresionantes. Vamos, que suelen “entrar” más por los ojos.

- En el macho encontramos el inconveniente del “marcaje”.

- En cuanto a los periodos de celo, se vuelven mas nerviosos e incluso violentos si hay otro perro cerca que le este disputando a la hembra. Es en este momento donde también deberemos prestar y guardar atención a las posibles escapatorias en busca de hembras en celo, ya que pueden percibir el olor de éstas desde kilómetros.

- A la hora de establecer una correcta educación o a la hora de efectuar un adiestramiento, los machos suelen resultar más cabezones, además de  mostrar una mayor independencia.

 

¿Pelo largo o pelo corto?

El pelo del perro posee más importancia de la que a priori podamos darle. Por regla general un perro suele realizar la muda de pelo dos veces al año, coincidiendo con la primavera y el otoño. Esta regla claro está, no es general. Esto es debido, a que hoy en día el perro domestico posee unas comodidades, que antes les eran negadas. El perro domestico vive dentro de casa con nosotros. Quiere decir que tanto en otoño, invierno, primavera y verano, disfrutan de una protección contra las inclemencias del clima. La temperatura constante de la que disfrutan nuestro perros durante todo el año, provoca que el sistema metabólico del perro se vea alterado, propiciando de este modo “la muda” continuada. De esta manera no será lo mismo recoger el pelo de casa de un boxer por ejemplo, que de un Golden.

Los perros de pelo corto no requieren tanto cuidado en su manto como los perros de pelo largo. Salvo un baño y un cepillado de vez en cuando, no presentan mayores complicaciones ni gastos.

Los perros de pelo largo, son necesitados de cepillados diarios para mantener el pelo en correcto estado de lustre e higiene u así evitar la aparición de los temidos nudos (enrredos). 

Algunas razas, incluso son necesitadas de pasar por la peluquería canina una vez al mes como mínimo, si queremos seguir conservando el aspecto físico que marca el estándar de su raza.

Como buenos propietarios, también debemos sopesar la climatología del lugar donde residimos. No sería justo para nuestro amigo, el someterlo a semejante tortura simplemente por un capricho nuestro. Con esto me refiero, a que pensemos como será la vida de, por ejemplo, un Terranova en tierras andaluzas con semejante calor.

 

El aseo.

Obviamente dado que existen multitud de razas, todas ellas con distinto pelaje y que a su vez requieren de un trato especial, no podemos generalizar con la frecuencia del baño-aseo de nuestros perros. Lo habitual para un perro de compañía que vive en casa junto a nosotros, viene siendo realizar un aseo mínimo, una vez al mes.

De igual modo que nosotros nos aseamos con la frecuencia necesaria, debemos asear a nuestros perros con la frecuencia que necesiten. Como ya he dicho, cada raza tiene unos requerimientos individuales. Es mas, si me apuran, cada individuo posee unos requerimientos individuales.

No podemos consentir que nuestro perro huela mal por falta de higiene. Gracias a los productos de enorme calidad y fiabilidad que podemos encontrar en el mercado para la higiene de nuestros perros, siempre y cuando estén sanos, los podremos bañar regularmente. Incluso si nos es necesario, podemos bañarlos todos lo días.

La idea que aun hoy en día persiste, sobre lo dañino y perjudicial que puede resultar la frecuencia en la higiene de nuestros perros, se debe  a una época en la cual los productos utilizados para tal cometido, eran mas peligrosos en si mismos, que la mugre misma.

La suciedad nunca es aconsejable y es fuente de afecciones bacterianas, que pueden repercutir en la salud de nuestro perro. De modo que como he dicho, a nuestro perro debemos asearlo con la frecuencia que necesite sin ningún temor.

Bien. Estos son los aspectos básicos a destacar, según mi opinión, que todo propietario debe conocer. De modo que en usted queda la última palabra. Debemos sopesar los pros y los contras y una vez hecho esto, a elegir.

 

José Antonio campos Lunar. psicoterapeuta avalado por el instituto para postgraduados en psicología, Maslow Cattell. master en psicología clínica y educativa aplicada al perro. Especialista en psicopatologías. Autor de diversos árticulos. Autor de los videos LA VERDADERA PSICOLOGIA CANINA. Colavorador de criadores, centros veterinarios y refugios de mascotas. Adistramiento del perro en obediencia, educación del perro para su entorno familiar y social, modificación de conductas indeseadas, análisis y diagnóstico clínico de trastornos y comportamientos, cursillos de educación y preadiestramiento, para cachorros y propietarios.