Psicología Canina

Esta web, nace con la firme intención de ofrecer a los propietarios de mascotas, una nueva visión respecto al mundo del perro. Para ello, nos basamos en una metodología de trabajo científica.

Cada vez somos más, las personas que nos dedicamos al mundo del perro, ya sea de forma profesional o no profesional; propietarios, amantes del mundo del perro, educadores, psicólogos, etc.  Aquellos de nosotros que gozamos de una mentalidad abierta, objetiva, nos topamos de bruces con una evidencia abrumadora.

Muchos de nosotros,  percibimos y tenemos la total certeza, de que la gran mayoría de nuestros perros, comparten algo más con nosotras las personas. Me refiero a una característica que hasta el momento muchos pensaban y creían que era una virtud propia y exclusiva de la especie humana…la conciencia de uno mismo, es decir…la personalidad.

¿Quien no ha tenido un perro, el cual gozaba de una personalidad vigorosa? Me refiero a ese perro que es consciente de si mismo. El día que por el motivo que sea, nos mostramos  injustos con él, podemos percibir como su comportamiento respecto a nosotros varía, como si nos dijese “si, si, ¿después de como te has comportado conmigo, quieres que vaya a hacerte la gracia? Pues esto a mi no se me hace”.

Por supuesto, también podemos encontrarnos con todo lo contrario. En el polo opuesto, nos encontramos a individuos que sienten y reaccionan sin un sentido lógico, carentes de consistencia interna (personalidad).

                     

Cada día más, aumenta en nuestro país la demanda de profesionales en psicología clínica y educativa canina. El problema es, que en la mayoría de los casos esa demanda está siendo mal atendida.

Es muy normal, que ante la impotencia que nos genera el no saber actuar con nuestro perro en determinadas ocasiones, como propietarios responsables, nos dirijamos al veterinario o adiestrador canino, en busca de una solución a nuestros problemas. En la mayoría de los casos, estos profesionales los únicos conocimientos que poseen no son otra cosa sino, etología convencional, psicología conductista, adiestramiento y su experiencia personal.

Lo primero que debemos tener en cuenta, cuando acudamos a un profesional para que nos ayude en la educación y o adiestramiento, o queramos resolver ciertos problemas que nos hayan surgido con nuestro perro, es saber diferenciarlos según nuestras necesidades.